Deporte y Naturaleza

Compartir
Vota:
4

El valle de Aísa ofrece múltiples opciones para desarrollar distintas actividades. Sobre esta premisa, el Ayuntamiento de Aísa quiere poner a disposición de los visitantes una importante riqueza cultural, etnológica y natural que predispone al visitante para poder disfrutar de muchas actividades que, no siendo muchas de ellas distintas en esencia a las que en cualquier otro entorno pueden disfrutarse, sí cobran especial importancia precisamente por el entorno donde se desarrollan.

Las infraestructuras que actualmente ofrece el valle en el área recreativa de Santa Juliana , permiten desde el disfrute de una piscina hasta la utilización de un área de picnic para poder cocinar al aire libre disfrutando de una comida campestre en un entrono fluvial inmejorable. Los pequeños disfrutarán de un gran espacio abierto entre ambas instalaciones para jugar con una pelota o volar una cometa, en un campo polideportivo que permite organizar desde un partido de fútbol al más "alto nivel", hasta una gymkhana infantil repleta de divertidos juegos al aire libre.
El pescador selectivo encontrará en Aísa un río adecuado para la pesca a mosca durante la primavera y el verano, y el cazador, colectivo o solitario, dispone de 9.000 Ha de acotado para poder disfrutar de jornadas intensas de caza.

El montañero y el alpinista podrán ascender con distintos grados de dificultad a los picos y relieves que componen el macizo del Aspe, escalar el hielo en las imponentes paredes de los Lecherines accediendo desde el Valle de Igüer, o escalar las verticales aristas del Aspe en una espectacular ascensión dando vista al Pirineo Occidental. El esquí de ruta o de travesía es una opción nada desdeñable en el Valle. Las rutas existentes que enlazan con los Valles del Aragón al Este y con el Valle de Aragüés del Puerto e incluso el Valle de Hecho, hacia el Oeste, son un reto interesante para quienes disfrutan de la nieve calzados con esquíes de montaña. Los paseos con raquetas en el circo de Igüer dejan abierta la posibilidad de disfrutar del invierno a un nivel fuera del riesgo que puede oponerse en la alta montaña, apto para todos los públicos.

Los recorridos en bicicleta ofrecen distintas opciones: desde las rutas agrestes por la montaña, hasta las rutas de carretera para "vueltas" competitivas. Una interesante red de pistas forestales de distinta dificultad predisponen al ciclista montañero para intentar ascensiones a lo más alto del valle o descensos de verdadero vértigo. Las distintas rutas que dan acceso al valle desde las carreteras nacionales y autonómicas ya se han consagrado como rutas de cicloturismo tras mantenerse como ruta "oficial" en las tradicionales pruebas ciclistas de la comarca, ofreciendo al aficionado e incluso al profesional, un campo de entrenamiento ideal.

Los aficionados al vuelo libre , tanto en la modalidad de ala delta o de parapente , tienen una interesante opción para intentar vuelos de distancia desde el pico de las Blancas o simples paseos por el valle en relajantes descensos desde Sayerre hasta el pueblo de Aísa o disfrutar de imponentes vuelos sobre el macizo del Aspe. Para los expertos un nuevo reto ha quedado encima de estos valles: superar el vuelo de I. Redin del Club Alas de Leyre de Pamplona, que saliendo desde el valle de Hecho y sobrevolando el Macizo del Aspe por el valle de Aísa, consiguió batir el record de distancia en Parapente del Pirineo, cruzando todo el pirineo oscense aterrizando en la localidad leridano pirenaica de Boí Taüll después de 131 Km. de vuelo con "techos" de más de 4000 m.

Los aficionados a la acampada al aire libre cuentan con un área de acampada en la cabecera del valle, con instalaciones suficientes y servicios para disfrutar del campismo sin las aglomeraciones y molestias de los entornos recreativos "comerciales" tradicionales. Es un área para los amantes de la naturaleza para vivir su encanto sin olvidar el entorno y sus dificultades.
Los senderos del valle, antiguos recorridos de comunicación ente los distintos pueblos, son una inmejorable opción para poder disfrutar de una agradable visita. Especialmente las sendas señaladas para dicho fin entre Sinués, Esposa y Aísa.

La micología se ofrece en su más pura esencia. Se pueden recolectar diversas especies de hongos y setas, tanto con un alto valor culinario como de alto interés científico. Los bosques de quejigo, las praderas, los pinares y los hayedos que pueblan el valle ofrecen interesantes excursiones micológicas que harán descubrir al experto y al aficionado los ocultos encantos de la naturaleza.

Las aves que pueblan el valle ofrecen al ornitólogo y a los aficionados a la observación de las aves una riqueza indescriptible. Existen distintos observatorios naturales que permiten la contemplación de distintas especies, desde las grandes rapaces, como el buitre leonado, el quebrantahuesos o el águila real, hasta las pequeñas aves rupícolas, como el treparriscos o los aviones roqueros. Las aves migratorias garantizan un espléndido espectáculo en sus épocas de migración; desde las magníficas organizaciones de grullas en la primavera, hasta la incesante pasa de pequeñas migradoras como el zorzal real y las distintas variedades de pinzones en el otoño.
Para el descanso , un hostal y un albergue de titularidad municipal ofrecen un entrono agradable para los que deseen alojarse en el Valle de Aísa. Con una selectiva oferta de 75 plazas de alojamiento, el visitante descubrirá el encanto de la vida rural y de su gastronomía simple e intensa. Ambos establecimientos están diseñados para descansar de las actividades propuestas.

Contenido multimedia


Ayuntamiento de Aísa - Pl. Ramón y Cajal, 2 - 22860 AÍSA
Tel. 974 364 679 
 e-mail: aytoaisa@aytoaisa.com


Siguenos en: Agreganos a tus RSS
  • Diputación de Huesca

Ayuntamiento de Aísa - Pl. Ramón y Cajal, 2 - 22860 AÍSA
Tel. 974 364 679 
 e-mail: aytoaisa@aytoaisa.com